Bellini

Casi al lado de la Plaza San Marcos, en Venecia, se encuentra uno de los bares más famosos de Europa, el Harry’s Bar. Punto de encuentro de intelectuales y gente de la cultura, allí bebieron Orson Welles o Ernest Hemingway.

El Bellini fue creado por su barman, Giuseppe Cipriano, hacia finales de los años treinta. Su color rosado le llevó a conseguir su nombre, y es que comparte tonalidades con la obra del pintor renacentista veneciano Giovanni Bellini.

 

Black Velvet

Este trago nació en la Inglaterra victoriana tras la muerte del príncipe Alberto en 1861. La reina Victoria rehusó salir en público durante muchos años y prohibió la venta de determinadas bebidas alcohólicas porque eran sinónimo de fiesta y el pueblo debía estar de luto. Un barman de Londres, se las ingenió para seguir sirviendo champán camuflándolo con cerveza negra. El Black Velvet mezcla la nostalgia por la pérdida con las ganas de diversión y une dos bebidas altamente espumosas y burbujeantes que crean una sensación muy especial en boca. Su color recuerda al del terciopelo, velludo y tupido.